SALUDA DEL PRESIDENTE

   Muchos de los que abrís estas páginas os preguntareis cómo se vive la Semana Santa en Tarifa. Y desde estas páginas virtuales que el Consejo Local de Hermandades y Cofradías de la Ciudad de Tarifa coordina y actualiza, y que en nombre de todos los cofrades de nuestra ciudad pone a disposición de los que quieran acercarse a nuestra ciudad y conocer nuestra Semana Mayor, yo os quiero realizar una invitación sencilla y directa: «Venid, no os arrepentiréis».

   A quienes no la habéis vivido nunca y queréis ampliar horizontes; a los que la vivisteis en su momento, y queréis reencontraros con ella; a los que os acercáis por curiosidad, deseosos de saber por qué merece el título de la más antigua del Campo de Gibraltar; a quienes ya conocéis muchas de sus facetas, porque os pica ese 'gusanillo' de lo cofrade: a todos, como Presidente de este Consejo, os invito desde estas páginas: «Venid y veréis».

   Veréis a una ciudad que durante ocho días, ocho magníficos días, se vuelca sobre las calles, de su antiguo casco histórico para desbordarse y demostrar que en esta ciudad cabemos todos; disfrutareis de una magnífica climatología, monumentos históricos por visitar y unas playas que son la envidia de la zona, veréis gentes de todas las edades asomadas a sus ventanas y balcones para ver pasar a sus Sagrados Titulares; veréis las más hermosas y antiguas tallas del Campo de Gibraltar y lágrimas en los ojos llorosos de sus devotos, que pueden contemplarlas un año más, a la luz del día mientras sus labios rezan una plegaria.

   Pero, especialmente, veréis a todos y cada uno de los cofrades de esta ciudad vivir lo que es la Semana Santa en Tarifa junto a sus Sagrados Titulares: ya sea con la fortuna costalera de llevar su Paso, con la elegancia femenina de la mujer tarifeña portando una mantilla, o con la anónima intención de quien reza bajo el hábito nazareno; cualquiera de ellos, estoy seguro, os hará entender las miles y miles de razones que nos sacan a las calles, a los cofrades tarifeños durante nuestra Semana Santa.

   Así que, como esa vivencia vale la pena experimentarla, solo me queda volver a deciros: «Venid, no os arrepentiréis».

Nuestros corazones y nuestros brazos están abiertos para recibiros.

Fco. López Hoyos
Presidente