"EL NAZARENO"

 

Ya es Jueves Santo y la más antigua de cuantas cofradías desfilan en nuestra ciudad hace su Estación de Penitencia. Es Jueves Santo, es la noche del Encuentro y no es sino la imagen de Jesús con la Cruz a cuestas, el Abuelo y Señor de Tarifa, la que copará con su cortejo de nazarenos y penitentes de negro y morado las calles de nuestro pueblo, como viene haciendo desde aquella lejana madrugada de 1643, año de fundación de su cofradía por el presbítero Diego Palomino. La soberbia talla del Nazareno, atribuida recientemente por unos al quehacer del escultor flamenco José de Arce y por otros a la mano del palentino Alonso Martínez, saldrá un año más en el suntuoso paso dorado que le tallara al estilo barroco el onubense José Oliva en 1966 y que hoy, por fin, su archicofradía nos lo muestra ya restaurado, de forma que su madera afiligranada y su nuevo dorado en pan de oro alemán reluce más esplendoroso que nunca.

Desde 1971 acude a su encuentro una imagen de la Virgen advocada de la Paz, la misma que iniciara su andadura en nuestra Semana Santa un Domingo de Ramos acompañando a Jesús en su Entrada en Jerusalén.

La actual imagen de María Santísima de la Paz ya no es aquella Virgen alegre del Domingo de Palmas y Ramos. Su rostro se tornó en dolor y ahora la Madre del Nazareno, la que acude cada año desde San Francisco al Encuentro con su Hijo en la Calzada, es una talla más moderna, realizada por el escultor sevillano Gabriel Cuadrado en 1976 y adquirida por la Real Archicofradía en 1977 a los talleres Santarrufina de Madrid.